estás leyendo...

En los medios

En derechos, el correísmo ha hecho mucho más daño que el neoliberalismo

Entrevista completa:

Entrevista

1. ¿En qué piensa cuando el presidente dice que se arrepiente de haber cedido a la figura de la resistencia?
Correa, en su prepotencia, cree que fue él quien redactó la Constitución y cuando los temas le incomodan, sobre todo los derechos, hecha la culpa a los demás, sobre todo a Alberto Acosta. En algunos puntos durante el debate constituyente discutíamos también con la dirigencia de Alianza País, por supuesto con el presidente. Pero el texto lo escribimos los y las asambleístas, artículo por artículo, recogiendo el sentir y los planteamientos de amplios segmentos de la sociedad. Finalmente, lo que se evidencia en esos discursos de Correa es lo antagónicos que somos, detalle que agradezco.
2. Además, dice que fue una novelería suya de un muchacho de 60 años….
El derecho a la resistencia no es ninguna novelería, como dice Correa, transformado en el caudillo del siglo XXI. Es una conquista democrática de la Humanidad. Es un pilar fundamental de los Derechos Humanos. Jamás la sociedad civil debe asumirse como sometida a ningún poder. Si la Constitución refleja de alguna manera las aspiraciones de la sociedad, como el derecho a la resistencia y muchos otros derechos, estos deben expresarse en la cotidianidad.
3. ¿No resulta extraño que una organización en el poder sea la que legitime la resistencia cuando, al frente del Estado, deba usar de fuerzas represivas?
El pueblo, que participó ampliamente en el debate constituyente y luego aprobó en las urnas la Constitución de Montecristi, es el que legitima la Constitución, con todos sus derechos y garantías. No el gobernante. En la construcción del Sumak Kawsay, que también está expresado en nuestra Constitución, no se prevé a la represión como un mecanismo de ordenamiento social. El Sumak Kawsay rechaza todo tipo de desequilibrio e inequidad, eso incluye el uso de la fuerza. El Estado no debería usar las fuerzas represivas si existe una sociedad en armonía. El régimen caudillesco en el que vivimos ha hecho que todas sus acciones sean cada vez más represivas. Desde las sabatinas, hasta los supuestos diálogos, o el aparato de propaganda, incluyendo, por cierto, la represión policial. Pero que quede claro, este gobierno no necesita de la policía para ser represivo.
4. La figura de la resistencia contemplada en la Constitución ¿no es demasiado abierta? demasiado vaga a tal punto que podría permitirse resistir a cualquier cosa y que, además, tengamos que enfrentar el peso de la ley en algunos casos…
Es preferible cualquier vagedad o aún abuso en la exigencia de cualquier derecho, a una restricción del mismo por parte del poder y mucho más del Estado. Eso es válido para el derecho a la resistencia. En lugar de plantear la restricción de derechos, el presidente, si tuviera un sentir democrático, debería preocuparse porque se garantice su cumplimiento. Creo que en el momento político que vivimos es fácil darse cuenta la enorme importancia del derecho a la resistencia.
 
5. Cuando un mandatario dice que se arrepiente de una figura constitucional, ¿qué está revelando a su criterio?
Revela su prepotencia, como ya lo dije, y también su talante autoritario. Hemos visto como, paulatinamente desde la aprobación de la Constitución en octubre del 2008, y en los últimos años de manera cada vez más acelerada, Correa establece un gobierno caudillesco y autoritario. Además, ese tipo de declaraciones constituye un irrespeto a los y las asambleístas que participaron en la Asamblea Constituyente de Montecristi, por supuesto en especial a los de Alianza País. Revela su desconocimiento sobre los procesos de construcción de las bases políticas de una sociedad democrática.
 
6. Escrita en la Constitución, se recurre a la figura de la resistencia, pero cuánto de esta es realmente llevado a la práctica, cuánto de eso tiene validez. Los indígenas han declarado la resistencia, pero las cosas no se modifican mayormente…
La sola aprobación constitucional de derechos, como el de resistencia, no asegura su vigencia. Menos aún con un gobierno como el de Correa que no entiende de democracia. Pero tampoco recae exclusivamente este incumplimiento en el ámbito gubernamental. Hay que reconocer y aceptar que mientras la sociedad no se empodere de sus derechos y las garantías para hacerlos efectivos, su vigencia seguirá dependiendo de la voluntad de los gobernantes. Es por eso que necesitamos construir democráticamente una sociedad fuerte, que detenga los embates del poder. Ojalá que los procesos de protestas que han iniciado sirvan para reflexionar sobre lo que no debemos dejar que suceda. El correísmo ha sido nefasto en la concreción de derechos, ha hecho mucho más daño que cualquier gobierno neoliberal. Para ejemplo, el Yasuní.

Intercambio de ideas

One Response to “En derechos, el correísmo ha hecho mucho más daño que el neoliberalismo”

  1. En derechos, el correismo es un gobierno q camina para atrás, con una Constitución que se proyecta desde el presente al futuro empujada por un pueblo que camina para delante.

    Si ser niños significa pensar en más derecho, ojalá nunca lo dejemos de ser.

    Los derechos siempre serán la piedra en el talón del gobierno prepotente y antidemocratico como el de Correa.

    Posted by Darwin Seraquive | 17 septiembre, 2015, 3:41 pm

Publica un comentario

catorce − Doce =

Las “enmiendas” constitucionales

En nuestras palabras

Breves

En los medios