estás leyendo...

En nuestras palabras

NUESTRO COMPROMISO ES CON LA DEMOCRACIA. NI UN VOTO MÁS AL CORREÍSMO

correísmo ni un voto

COMUNICADO DE MONTECRISTIVIVE

SEGUNDA VUELTA ELECCIONES 2017

 

Una sociedad democrática solo se constituye con procesos democráticos, ampliando siempre las libertades, fortaleciendo permanentemente los derechos, sobre la base de la justicia, la igualdad y la equidad. Eso demanda una real concepción de la vida en democracia, que solo será posible con la efectiva participación y deliberación de la ciudadanía y de las organizaciones sociales en la toma de decisiones en todos los ámbitos. Ese ejercicio democrático debe transformarse en el sentido común de la sociedad.

Estas legítimas aspiraciones democráticas de la sociedad ecuatoriana han experimentado en los últimos años un acelerado proceso de deterioro y retroceso. Al cabo de diez años de correísmo se ha consolidado un régimen autoritario y caudillista. Un régimen que ha concentrado el poder en el Ejecutivo, que ha restringido los derechos y la libertad de expresión y de organización de la sociedad; ha criminalizado y perseguido a los dirigentes populares y a los defensores de la vida que se han opuesto al extractivismo; ha debilitado a la academia crítica y a las organizaciones sociales y populares portadoras de las ideas y propuestas de transformaciones verdaderamente revolucionarias; ha favorecido de manera masiva a los grandes grupos económicos nacionales y transnacionales; ha sido incapaz de transformar la matriz productiva, consolidando la modalidad de acumulación primario-exportadora; ha vuelto a las viejas prácticas del endeudamiento agresivo; ha creado las condiciones para una crisis económica de gran magnitud. En definitiva, ha restringido los Derechos Humanos, los Derechos Colectivos y los Derechos de la Naturaleza, y ha vaciado de contenido al Sumak Kawsay. Lo que el correísmo ha hecho es disciplinar la sociedad en el marco de una renovada restauración conservadora. Y todo esto con el único afán de modernizar el capitalismo.

Es una necesidad democrática poner fin a este régimen, votando en contra del binomio Moreno-Glas en las próximas elecciones.

Frente a estas realidades, y asumiendo el reto de la compleja coyuntura electoral en la que las opciones tienen más similitudes que diferencias, MONTECRISTI VIVE continuará con las acciones encaminadas a la emancipación de la sociedad y la reconstrucción del tejido social con el fin de encontrar nuevos espacios de acción social. Eso exige la inmediata descorreizacion del Estado. Una tarea liderada por las luchas de los movimientos sociales, particularmente de los trabajadores, los indígenas y las mujeres, que se han expresado en las calles. Como lo dijimos oportunamente, esta movilización deberá continuar desde abajo, por la izquierda y con la Pachamama.

En este sentido, ratificamos nuestra posición y compromiso a favor de una democracia radical, que debería considerar al menos los siguientes puntos:

  • Dar pasos concretos y prácticos para construir un Estado plurinacional que haga realidad los derechos colectivos y el Buen Vivir o Sumak Kawsay, lo que demanda una transformación estatal desde abajo.
  • Promover la fiscalización de la gestión gubernamental y el manejo financiero de los contratos hechos vía emergencias.
  • Recuperar y profundizar la libertad de expresión, reformando profundamente la actual ley de comunicación.
  • Propiciar la reforma integral del actual código penal, suprimiendo y eliminando todas aquellas normas que provocan la restricción de derechos o la imposición de sanciones desmedidas.
  • Liberar a todos los presos políticos y la suspensión de los procesos en contra de todos los defensores de la vida.
  • Propiciar la defensa de todos los derechos de las mujeres, empezando por asegurar el aborto en casos extremos de violación y la institucionalidad necesaria para las políticas de discriminación positiva destruidas con el correísmo.
  • Propiciar la defensa de los derechos de los grupos GLBTI.
  • Transformar la agricultura, pilar de nuestra soberanía alimentaria, a partir de la distribución de la tierra y del agua, restableciendo las juntas de agua y asegurando a los campesinos créditos suficientes y acceso a los mercados.
  • Fortalecer estructuralmente la educación intercultural bilingüe y la salud intercultural, consolidando el sistema de escuelas comunitarias como base para la construcción de una sociedad desde abajo, y garantizando la autonomía de las prácticas y saberes ancestrales en la salud.
  • Reformar la actual ley de educación superior, garantizando a la juventud de nuestro país el libre ingreso a las universidades, así como la libertad de escoger profesiones, carreras técnicas y posgrados, restaurando y fortaleciendo la autonomía universitaria.
  • Promover una nueva ley de seguridad social, que recupere y fortalezca el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, ISSFA e ISSPOL, comprometiendo la devolución de la contribución del Estado, el pago de la deuda y el aporte a la salud de sus afiliados y la afiliación familiar al Seguro Social Campesino
  • Impulsar la elaboración de un nuevo código laboral que proteja y garantice los derechos de los trabajadores y los sindicatos en los ámbitos privado y público.
  • Prohibir la minería en las fuentes de agua –ríos, páramos, humedales, etc.–, en zonas de alta biodiversidad y en aquellas regiones en donde existe la oposición de las comunidades.
  • Suspender inmediatamente explotación de petróleo en el ITT-Yasuní, así como la ampliación de la frontera petrolera en el centro-sur de la Amazonía.
  • Dar pasos prácticos encaminados al fortalecimiento de la economía social solidaria, fortaleciendo en forma preponderante y efectiva el sistema de finanzas cooperativas y populares, al tiempo que se controla el desmedido poder de la banca privada.
  • Generar los mecanismos administrativos y legales suficientes para combatir a los monopolios y oligopolios.
  • Aplicar una política económica para enfrentar a la crisis económica que no afecte a los pobres, ni a las clases medias, ni a las políticas sociales.
  • Alentar una auditoria de la deuda pública y su renegociación, en función de los intereses nacionales.

En consecuencia, MONTECRISTI VIVE convoca a la ciudadanía a un gran diálogo nacional con el fin de profundizar la democracia para poder cristalizar los cambios estructurales propuestos.

Por lo manifestado, ratificamos nuestro compromiso de seguir actuando en el Acuerdo Nacional por el Cambio, creado por iniciativa de los movimientos sociales que enfrentan en primera línea al correísmo, los que independiente del resultado de la segunda vuelta electoral tendrán que redoblar la resistencia y la movilización.

 

Juan Cuvi

Coordinador Nacional

 

Cuenca, 3 de marzo de 2017  

Intercambio de ideas

No existen comentarios aún.

Publica un comentario

dieciseis − quince =

Las “enmiendas” constitucionales

En nuestras palabras

Breves

En los medios