A quienes aún no deciden su voto en la consulta

Frente Montecristi Vive

Si a usted le pidieran firmar un contrato que no está claro, en el que no sabe a qué se compromete y a que tiene derecho ¿lo firmaría? ¿Se comprometería usted y quizás a su familia sin tener suficiente claridad sobre este contrato?

Esto mismo es lo que está pasando con la consulta. Allí tiene usted diez preguntas y más de 50 reformas legales. Por supuesto que los ciudadanos debemos hacer lo posible por informarnos y debatir sobre estas propuestas. Pero más allá de nuestro necesario esfuerzo el cuestionario en sí mismo es demasiado extenso, confuso, con preguntas ambiguas que el propio Presidente Correa debe permanentemente aclarar. Así por ejemplo, el Presidente ha debido precisar que enriquecimiento injustificado significa enriquecimiento ilícito, que no se prohibirán las corridas de toros sino solo la muerte del toro, y que no se prohibirán las peleas de gallos. ¿y entre los juegos de azar que se prohibirán están el cuarenta, la lotería u otros juegos de mesa? Otros funcionarios han debido también aclarar que en la pregunta diez antes que encarcelar se busca concientizar a quienes no afilien a sus trabajadores. Tanta aclaración se debe a lo confuso del cuestionario.

No es un problema de falta capacidad de nosotros los ciudadanos, sino que el cuestionario, además de ser inconstitucional, está mal hecho. Esto usted lo puede comprobar por si mismo solo leyendo los anexos, en los que no se entiende casi nada sobre que es lo que se esta reformando, y es que esta tarea según la Constitución le correspondía a la Asamblea Nacional, para eso les pagamos.

¿Pero entonces como votar? ¿Quizá nulo? ¿Quizá en blanco? Esta no es una buena idea porque el gobierno debe saber que no debe ni puede hacernos preguntas confusas, que efectivamente debe respetarnos como ciudadanos y ello incluye ponernos a discutir y decidir con suficiente claridad. Por otro lado, electoralmente un voto nulo o blanco en la práctica ayudaría a que gane el gobierno y su confusa consulta.

Podemos sin embargo pensar que hay que apoyar el Presidente Correa, que ha hecho varias buenas obras, que si lo apoyamos en el pasado, debemos apoyarlo ahora. Pero reconocer y apoyar a alguien ¿significa apoyarlo en cualquier cosa, siempre y de cualquier modo?

Por ejemplo, cuando uno apoya a un hijo ¿lo apoya en cualquier cosa? Si una hija o hijo quiere dejar imprudentemente sus estudios, su trabajo, su familia ¿no consideramos primero si esto es conveniente o no antes de apoyarlo en esa decisión? De igual modo, incluso quienes apoyan al Presidente Correa tienen que considerar si lo que está proponiendo es claro, adecuado, si viola o no nuestros derechos. No podemos apoyarlo ciegamente porque incluso podríamos perjudicar su gobierno. Contrariamente a lo que él parece creer, el Presidente también puede equivocarse, y en este caso si reflexionamos tranquilamente es obvio que esta cometiendo una grave equivocación. ¿Vamos a apoyarlo en su grave error?

En efecto el asunto de fondo en la consulta es que el Presidente quiere mejorar la justicia, pero la forma como nos propone hacerlo es totalmente equivocada porque el método que el propone está prohibido por la Constitución, viola la división de poderes, esto significa que el tiene ciertos poderes, la Asamblea otros, los jueces otros, etc. Pero el Presidente quiere concentrar toda la capacidad de decisión para supuestamente arreglar las cosas. Sin embargo, al concentrar todos los poderes ya no hay ni puede haber jueces independientes, y si los jueces no son independientes no pueden ser eficientes, honestos, verdaderos jueces. Ser juez es ser independiente para aplicar la ley imparcialmente, y esto se elimina con la propuesta del Presidente. Deje de dudar, lo responsable es VOTAR NO.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


diez + 4 =