El 80% del bloque 31 se encuentra en corazón de Parque Nacional Yasuní

Diario El Universo, 20-01-2012

 

Los mapas oficiales del Ministerio de Recursos Naturales no Renovables y de Petroamazonas muestran que el bloque 31 está en el corazón del Parque Nacional Yasuní, una de las áreas más biodiversas del mundo y que según la Constitución del 2008, no debe ser sometida a actividades extractivistas.

Sin embargo, el presidente de la República, Rafael Correa, negó en su último enlace sabatino que la explotación de esa área, anunciada hace pocos días por esa empresa estatal, pueda afectar al parque.

Correa dijo que la explotación del bloque 31 solo “afectará 0,0036% del parque” pues se encuentra al borde. Explicó que desde el 2008 estaba todo listo para la explotación del bloque 31, que está al otro lado de la iniciativa Yasuní ITT (Ishpingo, Tambococha, Tiputini), que busca dejar el crudo en tierra de esas tres áreas.

Los mapas oficiales del Ministerio de Recursos Naturales no Renovables y de Petroamazonas muestran que el bloque 31 está en el corazón del Parque Nacional Yasuní, una de las áreas más biodiversas del mundo y que según la Constitución del 2008, no debe ser sometida a actividades extractivistas. Sin embargo, el presidente de la República, Rafael Correa, negó en su último enlace sabatino que la explotación de esa área, anunciada hace pocos días por esa empresa estatal, pueda afectar al parque.
El Universo

Sus declaraciones se contradicen con las del gerente de Petroamazonas, Oswaldo Madrid, quien reconoció hace una semana que el 80% de esa área está en el Parque Yasuní.

El expresidente de la Asamblea Constituyente y proponente de la iniciativa Yasuní ITT, Alberto Acosta, cree que el presidente “o está mal informado o quiere engañar a la sociedad”. Explicó que el bloque 31 “está en su integridad en el corazón del Parque Yasuní”, y se opone a su explotación.

Para el experto petrolero, Fernando Villavicencio, lo dicho por Correa revela un profundo desconocimiento de la realidad ambiental y de la situación de las áreas protegidas.

Acosta dijo que el Yasuní es una zona de alta diversidad y sitio de tránsito de los pueblos no contactados. En el lugar no hay reservas significativas de petróleo y solo sería rentable la explotación del bloque 31 si se explotara también el ITT. Cualquier derrame pone en riesgo la estabilidad ecológica de la zona y por ello es una pésima señal a nivel internacional en torno a la iniciativa Yasuní ITT.

De acuerdo con Villavicencio, cada vez se hace más necesario construir un Frente de Defensa del Yasuní en el que participen organizaciones sociales, ciudadanas y ambientalistas. También explicó que se buscará presentar un recurso de protección en contra de la licencia ambiental ratificada, en el 2009, por la ministra del Ambiente, Marcela Aguiñaga, pese a que ya existía una disposición constitucional que impedía la explotación a menos que se la declare de interés nacional y sea aprobada por la Asamblea. En esa licencia se basa Petroamazonas para pretender explotar esta área protegida.

En noviembre pasado, Acosta rechazó que el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) o el Banco de la entidad (Biess) financien la explotación petrolera en el bloque 31.

El gerente de Petroamazonas explicó hace pocos días que una opción de financiamiento será la del Banco del IESS, a través de un fideicomiso con una tasa un poco más alta que la que pactó para el campo petrolero Pañacocha y que fue de apenas el 5%.

 

FUENTE: http://www.eluniverso.com/2012/01/20/1/1356/80-bloque-31-encuentra-corazon-parque-nacional-yasuni.html

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


quince + 15 =