La cuenta atrás: La prepotencia ahíta

Diario Expreso, Jueves 28 de Abril de 2011

Análisis de José Hernández M. a 8 días de la Consulta 2011

 

El No sube también en los sondeos que Carondelet mira sin desconfianza. No sube tanto como para incrementar la pesadilla del Presidente que soñaba con una paliza de cuatro a uno. Pero lo suficiente para que el oficialismo admita que el número de indecisos ha aumentado.

La lectura no es complicada: baja el Sí, sube poco pero sube el No y hay más indecisos. Conclusión: el oficialismo terminará este partido pidiendo tiempo. Omar Simon, especializado en adivinar y procesar los deseos presidenciales, ya le envió mensajes de alivio: dijo que no es seguro que el conteo rápido se haga público. Está dispuesto a gastar 300.000 dólares -eso vale ese ejercicio- para uso interno suyo y de los otros vocales. Macondiano, pero real.

Los sondeos son fotografías y la consulta es una película que culminará el 7 de mayo en las urnas. Pero aún así, ya produjo algunos mensajes; uno irremediable para Carondelet: la prepotencia es un producto que cada día se vende menos.

La majestad del poder bajo la cual se ampara el Presidente para burlarse, denostar, denigrar, injuriar, deshonrar, ofender y humillar a aquellos que no piensan como él, aparece como lo que es: una coartada.

El goce del poder no es servir sino humillar. Por eso sus funcionarios lo imitan. Omar Simon vive ahora de espaldas a lo que era. Alexis Mera pudiera ser confundido con el portavoz de una monarquía decimonónica. Fernando Alvarado es editor de lujo, maestro de deontología periodística, gurú de ética pública y juez. Pedro Delgado interpreta los designios de los jerarcas del poder y también humilla… El síndrome de la prepotencia es, con pocas excepciones, el sello del oficialismo.

Eso se está entendiendo y hace parte del No que el Gobierno no vio en ningún cálculo electoral. Eso explica por qué se activó el humor que es la mejor terapia contra funcionarios patéticos que, en desvaríos radiantes, sueñan con despertarse transformados en condes. Eso explica la campaña del dedo…

Puede que el oficialismo gane. Pero ya está perdiendo, a ritmo vertiginoso, en la mejor de sus trincheras: el imaginario social, porque la prepotencia es un plato que, con poco, ahíta.

 

FUENTE: http://www.expreso.ec/entregas-especiales/grandes-temas/consulta-2011/la-cuenta-atras-la-prepotencia-ahita/

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


3 × cinco =